Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 14.Agosto.2020
Inacar
  |   02.Julio.2020   |   Por:  
Gerardo Gómez

Ibaguereños y varios colombianos varados en Filipinas y Tailandia piden a las autoridades y al Gobierno Nacional que no los dejen más en el abandono

Crédito: 
Suministrada
Algunos llegaron por turismo, otros por temporada de trabajo y hoy varios están sin recursos económicos para alojamiento ni alimentación, tampoco cuentan con los 20 millones que en promedio les cuesta a cada uno volver a Colombia en un vuelo humanitario.

A través de Econoticias de Ecos del Combeima, contaron su actual situación Eliana Bernal y Fulton Perea, ibaguereños, Claudia Barrera y Andrés Posada, junto a Victoria Sánchez, Bogotanos y Valentina Zuluaga Monsalve de Medellín quien se encuentra en Phnom Penh-Camboya, mientras los demás están en la zona del Archipiélago Filipino en el Sud Oeste Asiático.

Afirman que llegaron por una temporada a la región y desde que se inició la alarma por la pandemia del COVID-19, han mantenido aislados sin apoyo y en estos momentos se encuentran abandonados a su suerte sin recursos para sostenerse ni para pagar el alto costo de un vuelo humanitario de regreso a Colombia el cual les cuesta la suma de 20 millones de pesos en promedio por persona.

“Junto a mi compañera, hace cuatro años salimos de Colombia, fuimos a vivir a Chile donde trabajamos durante tres años y ahorramos para realizar el viaje de nuestros sueños con la ilusión de darnos el 'año sabático', regresamos a Colombia y en junio emprendimos el viaje por sudoeste asiático, en Malta estudiamos inglés, fuimos a India a Singapur y esperábamos encontrar algún tipo de trabajo temporal con un español conocido nuestro, llegamos el 6 de marzo y el 15 Filipinas cerró todo tipo de vuelo y fronteras, quedamos atrapados, teníamos vuelo de vuelta para el 27 de marzo pero fue cancelado y ya completamos 4 meses encerrados acá”, manifestó desde Anda Bohol en Filipinas, Fulton Perea.

La historia que narra Fulton acerca de su situación actual, es la misma que están viviendo muchos extranjeros que quedaron varados por la pandemia de Coronavirus y en estos momentos él y su compañera solo buscan los medios y el apoyo para poder regresar de nuevo a su patria Colombia, lo cual ha sido infructuoso hasta ahora debido a que el Consulado que no cuenta con un funcionario titular en estos momentos, sólo se han recibido manifestaciones acerca de las gestiones para  vuelos humanitarios que para ellos dos es imposible sufragar por cerca de 40 millones.

“Soy bailarina profesional y mi travesía empezó en Dubai en los Emiratos Árabes Unidos donde estuve por un año en un proyecto y me salió una oportunidad en Phnom Penh en Camboya con un grupo de colombianos pero desafortunadamente nos cogió acá todo lo del COVID-19 y paramos todo el trabajo hace 4 meses porque todo lo que tiene que ver con entretenimiento y el turismo está parado, para que todo se reactive se demora demasiado, he decidido regresar a mi país Colombia pero ha sido aún más complejo, por eso estoy por acá por mi profesión que es bailar por el mundo”, expresó Valentina Zuluaga.

Afirma este grupo de colombianos que a pesar de estar inscritos y habiendo reportado su situación ante el Consulado de Colombia en esos países, no han encontrado un apoyo ni económico ni con en el tema del vuelo humanitario porque ya no cuentan con recursos pues los que tenían los han tenido que invertir en pagar alimentación, alojamiento y demás gastos en una región que es muy turística y por ende con costos muy altos para cualquier tipo de servicio y hoy no tienen cómo pagar el costo de cada tiquete aéreo.

“Nosotros llegamos a Filipinas desde el 28 de febrero a pasar una corta temporada como turistas en Alona Bohol, este es un archipiélago conformado por unas 7 mil islas con precios muy elevados, es como para venir de vacaciones por ahí por ocho días y nosotros llevamos atrapados acá desde hace 4 meses, es realmente costoso vivir en esta isla y ya no contamos con recursos para sostenernos mucho más tiempo porque con lo que contábamos se gastó, pedimos descuentos, regateamos los precios y aun así es muy costoso”, dijeron Claudia Barrera y Andrés Monsalve.

Afirman de manera unánime que les ha tocado acudir al ingenio como colombianos para negociar el costo de los alojamientos, buscar cocinar sus propios alimentos en las cocinas de los hoteles, trasladarse a zonas menos turísticas y buscar economizar al máximo los recursos en medio de la incertidumbre de no saber cuándo podrán regresar al país.

“Yo también estoy en Alona Bohol y acá los casos de Covid-19 son pocos, en la actualidad hay unos 7 u 8 casos y unas 3 muertes, estadísticas que son muy bajas pero que contrastan con el elevado nivel de contagios y muertes que hay en Filipinas, es un sistema muy precario en salud, en seguridad social y la gente como que se lo toma en chiste, seguimos en cuarentena y en toque de queda de las 9 de la noche a las 5 de la mañana todos los días y a quien encuentren en la calle lo llevan para la cárcel”, dijo Victoria Sánchez quien se encuentra en su octavo mes de gestación.

Cada uno de ellos en medio de la situación, reitera los llamados que se han hecho ante el Gobierno Colombiano para retornar y ven con angustia cómo se esfuman las esperanzas puesto que el único vuelo próximo es con conexión por Australia y saliendo desde Perth, el día 5 de julio y hasta ahora no fue posible para ellos la consecución de los recursos, más aún cuando la mayoría cuentan con el tiquete de regreso pero como les sucedió a Claudia y Andrés, la aerolínea les dijo que les redimían en un bono económico el valor de sus pasajes pero que tenían varios meses de plazo para hacerlo, según las condiciones para realizarles el reembolso.

A través de Ecos del Combeima, hemos hecho el contacto con la Cancillería y se nos manifiesta que se buscará analizar el caso de estos compatriotas y verificar si se puede facilitar el retorno a quienes tengan sus tiquetes de regreso comprados y se busca establecer la posibilidad de un nuevo vuelo humanitario, algo que es muy difícil según lo manifestó un vocero debido a que se debe tener un cupo cercano a 200 pasajeros para que se pueda realizar, estaremos al tanto de la situación y buscando el apoyo para estos compatriotas.

Vea la entrevista completa: