Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 11.Noviembre.2019
Belvedere
  |   05.Noviembre.2019   |   Por:  
Laura Castro

Agenda Ibagué: ¿sofisma o realidad?

Crédito: 
Javier Pérez / Ecos del Combeima
Optimistas con lo que puede ser el trabajo concertado y en equipo que anuncian los nuevos gobernantes, para crear los mecanismos de alivios tributarios, de infraestructura y todos los necesarios para que Ibagué se convierta en una ciudad atractiva para la inversión nacional y extranjera. Por: Laura Castro.

Agenda Ibagué se ha denominado al trazado de estrategias y actividades con los temas vitales de ciudad, que supuestamente trabajarán  las administraciones seccional y local  con el Comité de Gremios del Tolima, a partir de  1º de enero de 2020 y hasta el 31 de diciembre de 2023,  y que desde ya  cuenta con el compromiso de los electos,  Ricardo Orozco en la Gobernación del departamento y Andrés Fabián Hurtado en la Alcaldía de Ibagué.  Pero es que este ejercicio no es nuevo,  en los últimos doce años, las pasadas administraciones también lo han hecho, sin mayores resultados,  porque   no se  han tomado en serio los planteamientos y propuestas de   los Gremios Económicos, no más  se  cumple  la formalidad de esta sacramental  reunión, se programan  mesas de trabajo o temáticas, se toman la foto y hasta ahí el impulso, porque no  se vuelven a interesar en involucrarlos en decisiones importantes de ciudad o región.

Al consultar a  empresarios sobre el asunto,  estos son  algunos de sus espontáneos comentarios: “Los gremios han perdido  peso específico en la región, no tienen la vocería de hace años porque no se les reconoce como interlocutores calificados de los diversos grupos que conforman la economía regional;  los gremios no fijan posiciones frente a las administraciones, a la hora de alegar o defender los derechos de los comerciantes, unos gremios son más contundentes que otros. Por ejemplo: Fenalco, asumió posiciones firmes que hicieron revesar a la Administración Municipal decisiones que involucran la movilidad; frente al desempleo los gremios no han ejercido una posición de exigencia y concertación con los alcaldes para encontrar fórmulas que permitan minimizar este flagelo social”

Un  reconocido empresario se atrevió a  decir que “la Cámara de Comercio no era un gremio, porque su misión de cumplir el mandato del gobierno nacional en lo que hace referencia al registro mercantil, obligaba a la institución a mostrarse pasiva frente a muchos temas, que cuando daba la pelea, esta era tímida y esperando no tener consecuencias frente  a ese conflicto de intereses por dicha subordinación; para otros,  es necesaria una reforma de estatutos que permita ampliar la participación a  nuevos grupos empresariales que han ido surgiendo en la región, pero advirtiendo que si bien es cierto los Gremios deben hacer política de la buena, respecto de la interlocución con el ejecutivo, circunscritos a la Agenda, sus miembros no la deben utilizar como plataforma política, porque se desdibujaría su razón de ser; afirman  ha resultado perjudicial la subordinación de algunos gremios con las administraciones de turno, con los famosos contratos interinstitucionales; en otras opiniones;  no se ha entendido que la principal función de los gremios económicos es ser un órgano consultor; que si las administraciones tomaran en serio el papel de los gremios, por lo menos podrían reunirse una vez al mes  para discutir los principales temas de ciudad y hacer el seguimiento a los compromisos y priorizar en  la agenda  los más  críticos y de  impacto para  la región”.

Por todo lo anterior, se quiere pensar que de verdad les asiste “voluntad política” a los electos mandatarios para trabajar en equipo y dar su lugar a los gremios que representan los diversos sectores de la economía regional, y así se hable del mundo globalizado, este comienza en las regiones, y como tal se debe pensar primero en Ibagué y  el Tolima, teniendo como herramientas fundamentales las  estadísticas  de la dinámica económica que manejan los diferentes agremiados, permitiendo  visionar soluciones y alternativas de mediano y largo plazo.

Ahora bien, el universo de nuevos empresarios que podrían llegar a los gremios económicos, como una forma de oxigenar y renovar en ideas, propuestas, acciones, estrategias y actividades, no pueden estar pensando en ese espacio como una plataforma política. De otra partes, destacar que si bien es cierto, en esencia,  la Cámara de Comercio no es un gremio, irónicamente fue la inspiradora y creadora del Comité en el Departamento, y hasta la fecha es la institución que hace mayores aportes económicos para su sostenimiento, porque a pesar de tenerse una cuota baja de afiliación, algunos  no cumplen con ella, por eso sin sus aportes y contribuciones no se podría estar hablando de   más de  30 años de la  presencia del Comité de Gremios en el departamento.

La quinta puede ser la vencida. Optimistas con lo que puede ser el  trabajo concertado y en equipo que anuncian los nuevos gobernantes, para  crear los mecanismos de alivios tributarios, de infraestructura y todos los necesarios para que Ibagué se convierta en una ciudad atractiva para la   inversión nacional y extranjera. Que logre disminuir los índices de desempleo. Intentar descubrir nuestra verdadera vocación de ciudad. Analizar en detalle la carga impositiva para los empresarios locales y porqué no, convertir al sector privado en un  aliado  estratégico de sus administraciones en  emprendimiento,  empleabilidad y  competitividad. Confiar en que la Agenda Ibagué, no sea un sofisma, sino una realidad.