Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 18.Julio.2018
Prabyc
  |   08.Abril.2018   |   Por:  
EL TIEMPO

Hombre secuestró a ocupantes de un bus

Secuestro de Bus
Crédito: 
El Tiempo
Amenazaba con hacer estallar una supuesta carga explosiva. El Gaula lo capturó este sábado.

 

Como si se tratara de una película de acción, Darío de Jesús Cantillo Hernández, de 28 años, mantuvo retenidos por varias horas a los 21 ocupantes de un bus afiliado a la empresa Cootracosta, que cubría la ruta Barranquilla – Valledupar, amenazándolos con hacer estallar una carga explosiva que supuestamente tenía en una maleta en la parte trasera del vehículo. 

El hecho se registró a las 8:40 de la noche del viernes en la Troncal de Oriente, a la altura del corregimiento de Santa Rosalía, en el municipio de Zona Bananera, Magdalena.

De acuerdo con la Policía del Magdalena, Cantillo abordó el bus en el municipio de Ciénaga y en Santa Rosalía intimidó al conductor con un arma blanca y lo obligó a bloquear la Troncal de Oriente con el vehículo. Luego le pidió que llamara a la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía para informar que estaban retenidos.

El comandante de la Policía del Magdalena, coronel Faber Dávila, dijo que tras enterarse del hecho se trasladaron hasta el lugar y contactaron vía telefónica al secuestrador, quien les hizo dos exigencias a cambio de no hacer estallar los explosivos. 

Primero que dejaran en libertad a un hermano que estaba preso en la cárcel de Ciénaga y segundo que se comunicaran con una mujer, conocida como alias ‘Javi’, quien tenía en su poder una memoria USB con información de alto valor para él. 

Un equipo negociador de la Dirección Especializada en Antisecuestros y Antiextorsión de la Policía se puso al frente del secuestro y le hizo creer a Cantillo que habían accedido a su primera petición. 

“En la medida que hacia exigencias y nosotros accedíamos a ellas de manera hipotética, él iba dejando en libertad a algunas personas. Los primeros en ser liberados fueron dos mujeres y dos menores”, dijo el comandante de la Policía del Magdalena, coronel Faber Dávila. 

Agregó que lo que pretendían con la negociación era ganar tiempo para aislar la zona del hecho, hacer un análisis de la situación y preservar la vida de los rehenes. 

“Cuando las personas descendían del bus este delincuente las intimidaba antes para que engañaran a los policías en sus entrevistas y que les dijeran que le habían visto una barra tipo salchicha, lo que simula una barra de Indugel. Además, que tenía unos claves con los que iniciaba la supuesta carga explosiva y había bloqueado las puertas de acceso del bus también con cables haciéndole ver a la gente que todo el vehículo estaba dinamitado”, contó el alto oficial.

Cantillo hizo cerrar todas las cortinas del bus y solicitó que apagaran las luces de los vehículos que estaban en la vía. Los agentes de la Policía no podían verlo y cuando quería interactuar con ellos solo mostraba por una ventana del bus los cables con los que supuestamente haría estallar la carga explosiva. 

Con relación a su segunda petición, el coronel Dávila dijo que le manifestaron que no habían podido ubicar a la mujer en Ciénaga, pero que pondrían un vehículo a su disposición para que se transportara, junto con los otros rehenes, hasta donde ella estaba. El secuestrador exigió un vehículo blindado y que lo probaran en el sitio. 

Finalmente lo convencieron de que descendiera del bus y lo hizo utilizando como escudo a los últimos cinco pasajeros. Antes de hacerlo se cambió de ropa para despistar a la Policía, pero uno de los rehenes hizo señas para indicar quién era el secuestrador.

“Teníamos un dispositivo de un equipo táctico del Gaula y haciendo uso de armas de letalidad reducida, logramos neutralizar y capturar a esta persona, a quien se le halló en su poder los cables. Al interior del bus encontramos una maleta negra que traía sustancias con las que quería simular que eran explosivos, lo que quedó completamente descartado”, dijo el alto oficial. 

La captura se logró a las 2:15 de la madrugada del sábado. Aunque inicialmente se creyó que el sujeto tenía problemas mentales, el coronel Dávila dijo que actuaba de manera coherente y, al parecer, influenciado por una película de ficción. No obstante, se solicitó un peritaje de Medicina Legal. 

Cantillo es oriundo de Guamal, Magdalena, y tenía antecedentes por hurto calificado en Ciénaga, donde había intimidado al vendedor de una droguería con un cuchillo para robarle el dinero. Ahora se le imputara el delito de secuestro extorsivo. 

PAOLA BENJUMEA BRITO
Redactora de EL TIEMPO
SANTA MARTA