Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 10.Diciembre.2018
Prabyc
  |   13.Enero.2018   |   Por:  

Preso que dieron por muerto contó cómo fue su resurrección en la morgue

Gonzalo Montoya Jiménez fue declarado muerto por falta de signos vitales en su celda. El sujeto despertó antes que le realizaran la autopsia.

Los guardias del Módulo 8 del Centro Penitenciario de Asturias, en España, encontraron sin signos vitales al preso identificado como Gonzalo Montoya Jiménez, la mañana del 7 de enero de este año. El reo había tomado un frasco de pastillas en un intento de suicidarse, horas después el servicio médico de la cárcel lo revisó y lo declaró muerto.  
"Lo primero que recuerda es que estaba dentro de una bolsa negra. Como no podía hablar, empezó como a hacer rugidos. Entonces, un médico abrió la bolsa cuando lo tenían ya para hacerle una autopsia, y se asustó mucho. Mi marido se puso a chillar y a sacar los brazos fuera de la bolsa y luego comenzaron a ponerle aparatos y medicamentos para recuperarlo", dijo Catia Tarancón, reproduciendo el relato de su esposo, Gonzalo Montoya. 
El despertar del preso se produjo horas después, en el Instituto de Medicina Legal de Oviedo, al que lo trasladaron los peritos para los análisis respectivos. 
"Lo metieron en la bolsa, lo trasladaron en una funeraria, me lo metieron en la congeladora y, luego, cuando le iban a hacer la autopsia, ya marcado, al sacarlo de la bolsa para ponerlo encima de la camilla, mi hijo dio señales de que estaba vivo, se movió y roncó", relató el padre del recluso sobre como su hijo regresó de la muerte. 
Al darse con la sorpresa de que el preso estaba vivo, el equipo forense inicio una investigación en paralelo para aclarar las circunstancias del caso. La familia del reo explicó que Montoya Jiménez tomaba las pastillas para prevenir ataques de epilepsia. A pesar, de eso reconocieron que el recluso había tenido intentos de suicidio.  
La familia insiste en que le parece imposible que tres forenses certificaran la muerte del preso. Sus parientes están convencidos de que se cometieron numerosos errores durante el proceso, por ello quieren poner el caso en manos de un abogado.