Alexa
Gana Gana
Colpatria

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 29.Mayo.2020
Inacar
  |   13.Enero.2020   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

Menor de cinco años al parecer se desmayó por sobre cupo en una buseta

Crédito: 
Suministrada
Por el tumulto en el vehículo el niño al parecer no podía respirar, causando que aparentemente se desmayara. Como pudo la mamá lo bajó del carro para poder prestarle los primeros auxilios. Hablamos con el conductor y entregó su versión de lo ocurrido. 
Universidad de Ibagué

El caso fue denunciado por una ciudadana identificada como Andrea Ramírez, quien informó a esta redacción que el día domingo tuvo una complicada situación mientras viajaba junto a sus dos hijos de cinco y nueve años de edad en un vehículo de servicio público tipo buseta, con destino al centro de la capital tolimense. 

Según la información suministrada por la mujer, todo ocurrió a bordo del vehículo de la empresa La Ibaguereña de número interno 0956, a la cual se subió en un paradero del barrio Tierra Firme al norte de la capital tolimense. 

Fue así que mientras el vehículo que cubría la ruta 48 y avanzaba hacia la zona centro de esta capital, el número de pasajeros se incrementó ostensiblemente, generando que cerca de 12 personas tuvieran que viajar a pie. 

De este modo, ante la cantidad de pasajeros que allí viajaban, el pequeño de cinco años comenzó a desvanecerse por la falta de oxígeno, obligando a su progenitora, según la denuncia, a gritarle al conductor que detuviera el vehículo mientras avanzaban sobre la carrera quinta con calle 20. 

Fue así que según Andrea Ramírez, sólo tres cuadras después pudo bajarse de la buseta, pero su niño ya se había desmayado. De acuerdo con la denunciante, una funcionaria de Gana Gana al verla en medio de su angustia decidió ayudarla y prestarle los primeros auxilios al menor. 

Horas más tarde, el conductor llegó nuevamente al barrio Tierra Firme y al parecer amenazó a la mujer, si esta lo denunciaba ante los medios de comunicación. 

Por lo anterior y en aras de la objetividad, la redacción judicial de Ecos del Combeima se comunicó con el señor Luis Soto, conductor de la buseta 0956, quien entregó su versión de lo ocurrido. 

De acuerdo con lo manifestado por el integrante de la ola naranja, las cosas no fueron como lo denunció la pasajera. 

Según el conductor, la ruta 48 los días domingos es utilizada por muchos ciudadanos que se dirigen hacia el sector del Cañón del Combeima, de tal forma que sí había una cantidad significativa de pasajeros de pie, además de los usuarios que iban ocupando sillas. 

Cuando la mujer quiso bajarse del vehículo y no pudo, la culpa no fue de él (conductor), teniendo en cuenta que los demás pasajeros no le permitieron bajarse con rapidez. Aunque el menor sí necesitaba espacio para respirar, en ningún momento se desmayó según el profesional del volante. 

Por su parte, frente a la supuesta amenaza, el conductor señaló que todo se originó porque la denunciante le estaba tomando fotos y videos, de tal forma que él le señaló que si iniciaba una persecución a través de redes sociales, la iba a denunciar ante la Policía. Dicha reacción al parecer desencadenó una serie de insultos por parte de la ciudadana.

De este modo, las dos versiones están sobre la mesa para que la ciudadanía saque sus propias conclusiones.