Publicidad

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 21.Febrero.2018
Publicidad
  |   30.Diciembre.2017   |   Por:  

Ibagué pierde 2.000 empresas en 2017 y el capital neto en activos esfumados es de $5.000 millones

La situación económica del país durante el año tuvo comportamientos muy negativos, mientras tanto la Alcaldía de Ibagué sigue imponiendo carga tributaria a los contribuyentes y la Gobernación no se articula con la Cámara de Comercio para trabajar en proyectos que generen empleo y progreso.

El presidente de la Cámara de Comercio de Ibagué, entregó un informe poco alentador en cuanto al sector empresarial y económico se refiere pues pese a los esfuerzos que se realizaron desde la entidad para fomentar el emprendimiento y fortalecer a los comerciantes de la región, la alta carga tributaria y las condiciones poco favorables llevaron a que cerca de 2 mil empresas cancelaran su matrícula mercantil y otras 170 hicieran cambio de domicilio a ciudades como Bogotá o el Eje Cafetero. 
6 mil empresas nuevas no compensan el capital de las 2 mil que cerraron 
El capital neto que se esfumó de la economía ibaguereña está alrededor de 5 mil millones de pesos, pese a que se crearon cerca de 6 mil nuevas empresas en el 2017 estás obedecen a empresas pequeñas y unipersonales que no tienen el capital para compensar las 2 mil que cerraron.
Lea también “Un poco más de 2 mil empresas cancelaron su matrícula mercantil y alrededor de 170 empresas hicieron cambio de domicilio”: Luis Alfredo Huertas
Sin embargo Ibagué no es un caso aislado, es una radiografía de la situación económica que vivió Colombia en el 2017, un año con una alta carga tributaria nacional y las condiciones no fueron favorables para los empresarios, y mientras tanto en Ibagué la Alcaldía se preocupó por seguir apretando a los comerciantes formales e imponiéndoles más contribuciones como las de uso de Espacio Público mientras fue condescendiente con los comerciantes informales. 
Una ciudad sin oportunidades 
Ibagué continúa por el camino de ser una ciudad netamente comercial con un bajo desarrollo industrial lo cual genera una baja oferta de empleos que además son mal remunerados, pese a tener un gran potencial logístico, turístico, TIC, entre otras, que no es bien aprovechado por los mandatarios de turno que se dedican a tirarse puyas por sus asuntos personales y no han logrado forjar un trabajo mancomunado que saque a la ciudad del atraso en que está sumida.
Lea también “Pedimos derogar el decreto que avala el cobro del uso de espacio público”: Ernestina Rodríguez de Varón
“Lo que está pasando en Ibagué, refleja lo que está pasando a nivel nacional, vamos a crecer por debajo el 2% y esto es muy difícil para la economía, la informalidad y el estatismo nos tienen en serios problemas, no hay empleos de calidad y hay exceso de Estado, todos quieren vías, inversión, subsidios, ayudas, pero estos dineros salen de los bolsillos de los contribuyentes”, indicó el analista Santiago Castro.
Lea también “El cobro debe ser proporcional a lo que las empresas constituidas puedan ganar”: Marco Tulio Quiroga
Además apuntó que mientras no se tengan empresas competitivas que busquen mercados nacionales e internacionales no habrá como mejorar pues actualmente las empresas generadoras de empleos son aquellas que contratan con el Estado y está demostrado que aquellas sociedades donde los Gobiernos mueven la economía con abultados gasto público, están condenados a fracasar.
Gobiernos que se dedican a derrochar los recursos 
“Lo que estamos viendo es que a cambio de votos y para sostener esas clientelas los gobiernos se dedican a gastar y gastar, pero hay un problema no se puede gastar lo que no se tiene, ya llevamos dos Reformas Tributarias que el Gobierno ha llamado estructurales, es decir que debían durar décadas, pero aquí duran 2 o 3 años y ya están anunciando una tercera, están sacándole la plata de los bolsillos a los colombianos para seguir incrementando un gasto público sin orientación”, apuntó Castro.
Enfatizó también que la pobreza multidimensional mejoró pero la pobreza monetaria aumentó, lo cual quiere decir que hay un conjunto de variables que han mejorado como la educación o la salud pero cada vez la gente tiene menos dinero en el bolsillo y eso implica que se tenga cada vez menos libertad. 
Menos dinero en el bolsillo = A menos Libertad 
Esto se refleja fielmente en Ibagué donde es necesario que así como en la política se haga un cambio generacional en los gremios empresariales pues si bien ellos no deben ser los únicos responsables de generar empleo si deben generar estrategias que permitan traer innovación y enfrentar las oleadas tributarias que desde la Secretaría de Hacienda, Juan Espinosa le ha impuesto a los pequeños y medianos comerciantes de la ciudad. 
“Hace falta un consenso entre la clase política, empresarial y académica pues al analizar el futuro de nuestros  jóvenes profesionales el desalentador, hay sobreoferta de algunas carreras en el departamento pero no hay industria para asimilar la mano de obra productiva que está preparándose, somos exportadores de talento humano a otras regiones, mientras no hayan consensos mínimos entre quienes nos gobiernan, vamos a seguir avanzando un milímetro a la vez, nunca alcanzaremos las expectativas de crecimiento que requiere la región y mucho menos la clase empresarial prosperará”, enfatizó Jorge Palacios. 
Papel de los gremios económicos 
Comentó además que la actuación de Luis Alfredo Huertas, presidente de la CCI, ha sido muy positivas, sin embargo es difícil sortear las dinámicas de la economía nacional y las afectaciones del macro entorno en que se dependía del petróleo y de un momento a otro se hizo un hueco de más de 20 billones de pesos en el presupuesto nacional que se tuvo que llenar de una forma que no resultó adecuada.
“Infortunadamente tenemos un ministro de Hacienda que ha resultado ser un paquete y todos los colombianos estamos pagando su mala planificación y el no aprovechamiento de la bonanza, despilfarramos los recursos de la industria petrolera en burocracia y ahora todos los colombianos tenemos que tapar un inmenso hueco fiscal”, afirmó Palacios.
Por su parte Santiago Castro agregó que se necesita una gran alianza entre la empresa y la academia para formar profesionales enfocados a lo que necesita el Tolima, pues la mayoría de hijos de tolimenses que van a otras ciudades a estudiar, nunca regresan a ejercer sus carreras en el departamento.
La falta de articulación, un obstaculo para el progreso
Desde la Gobernación se han realizado grandes eventos para dinamizar ciertos sectores de la economía, por ejemplo con el Festival de la Trucha, que si bien han sido relevantes y ayudan a dinamizar la comercialización durante el evento, no causan un efecto importante a largo plazo, que es lo que realmente los productores necesitan.
Lea también Festival de la Trucha en Palomar: Un día de esparcimiento, tranquilidad, deporte y contacto con la naturaleza
“La Gobernación no ha querido darle fuerza a la Comisión Nacional de Competitividad que es la que reúne privados, academia y Estado, tampoco ha querido reunirse con la Cámara de Comercio y la Alcaldía de Ibagué para ir unidos a Anato, mientras tanto el desempleo se mantiene en 12% y ocupa el quinto lugar a nivel nacional”.