Publicidad

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 21.Febrero.2018
Publicidad
  |   07.Diciembre.2017   |   Por:  

"Aquí no hay nada turbio, nada oscuro ni torcido": José Alberto Girón

El gerente del IBAL puso los puntos sobre las ies en cuanto al acueducto complementario y se refirió a su gestión desde que asumió el cargo.

'Con los taches arriba' y una actitud absolutamente defensiva, el gerente del Ibal, José Alberto Girón, se despachó contra los señalamientos que involucran supuestas irregularidades en los procesos de contratación del acueducto complementario; el máximo representante de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado puso a la Procuraduría como 'filtro' de las acusaciones y se escudó en semejante autoridad para exponer la 'limpieza' en su accionar:
"Los indicadores que presentó el señor alcalde con respecto al sistema integrado de gestión del IBAL son de conocimiento público, tienen una metodología para su desarrollo y su presentación, además, están soportados por el sistema único de información de la Superintendencia de Servicios Públicos (...) durante los últimos dos años lo único que hemos hecho ha sido trabajar para sacar esta empres adelante, haciendo las cosas de manera transparente, de frente a la comunidad, con inversiones públicas acertadas, con licitaciones públicas que permiten la pluralidad".
Sobre el polémico acueducto complementario
José Alberto Girón: Es un proyecto que nace desde 1995, esto no es un 'embeleco' de Guillermo Alfonso Jaramillo. El proyecto como plan maestro buscaba mejorar la cantidad y la calidad de agua para apoyar el sistema existente; la disminición de los caudales del Río Combeima pone en peligro el suministro de agua para la ciudad de Ibagué, Cocora es la fuente alterna que nos va a permitir a los ibaguereños crecer hasta llegar casi a un millón de habitantes.
Tristemente cuando se sale a opinar no se sabe qué es el acueducto complementario, esa obra va a permitir atender la demanda de los ciudadanos en su crecimiento a partir de la oferta hídrica de la naturaleza; el acueducto pensado en el año 1995 contempla una bocatoma en el Río Cocora (...) dentro del proyecto también estaba ampliar la capacidad de la planta de La Pola e interconectarla con el tanque de Ambalá.
Sobre el por qué de los continuos cortes en el suministro
José Alberto Girón: Muchas personas que salen a opinar no conocen el proyecto, su alcance y su importancia; hay dos variables que se analizaron y que fueron contuendentes para saber que había que realizar esa obra: la planta de La Pola está en 1.319 metros de altitud, los 32 acueductos complementarios están en 1.420 metros, por lo tanto no les llega el agua a gravedad, la ciudad tenía y sigue teniendo zonas que no reciben agua del acueducto de la ciudad; la segunda gran variable que se analizó es que la cuenca del Río Combeima es altamente vulnerable, cada vez que llueve tenemos enormes deslizamientos, entonces a Ibagué permanentemente tiene que quitársele el suministro de agua porque las fuentes hídricas están altamente vulneradas.
¿Por qué Cocora?
José Alberto Girón: Cocora se escogió por su estabilidad como cuenca, tiene el 58% en condiciones de bosque natural, mientras que el Río Combeima tiene el 62% de bosques arrasados.  Hoy el proyecto de acueducto complementario con fuente alterna estaría alrededor de los $160 mil millones y en ninguna administración se han tenido los recursos, por eso se ha definido por fases y por etapas (...) en la época de las 'vacas gordas' cuando se le asignaron $86 mil millones no se pudo hacer, no hubo un acuerdo entre la administración y el Gobierno Nacional. En el Plan de Desarrollo el señor alcalde presentó un eje fundamental para el desarrollo de la ciudad que es el del agua, el cual convierte a Ibagué en una ciudad sostenible.
Sobre las características de esa fuente
José Alberto Girón: Cortolima hizo un estudio de cada una de las fuentes que podrían generar abastecimiento para la ciudad y Cocora tiene un área de 18 mil hectáreas, una pendiente promedio de 7,19 y genera 1,5 litros por segundo y por kilómetro (...) casi que igualaría al Río Combeima, entonces se podría sacar el agua que necesita Ibagué y se dejaría más del 30% del caudal ecológico de la fuente hídrica. Llevamos 22 años luchando con ese proyecto y el único que ha tenido la voluntad política de sacarlo adelante es el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, su Plan de Desarrollo es completamente acertado.
El proceso del acueducto complementario
José Alberto Girón: El estudio empieza en 1995 y se entrega en 1996, en 1997 durante el gobierno de Álvaro Ramírez se empieza la construcción de la bocatoma siendo gerente Roberto Santofimio, en el 2002 se hace un nuevo estudio hidrológico a manos de Luis Fernando Pava con el objetivo de volver a revisar los caudales de cada una de las fuentes, en el 2005 se hace la actualización del estudio hidrológico solicitado por el Ministerio de Ambiente liderado por Juan Lozano, el 16 de febrero del 2007 la viceministra de Agua y Saneamiento aprobó la viabilidad de todo el proyecto de acueducto complementario, en el 2009 se hace toda la licitación de la tubería en concreto, luego sin nosotros haber llegado a esta Alcaldía se hizo una valoración por parte de la firma que vendió la tubería y el diagnóstico fue de perfectas condiciones, en el 2012 se suspende el contrato y se solicita la actualización del estudio nuevamente a través del Plan Departamental de Aguas.
Sobre ese estudio nosotros hoy estamos haciendo la licitación, aquí no hay ningún modelo Typsa porque nosotros no fabricamos el diseño, desde el 2012 viene un proyecto que nosotros estamos respetando, en el 2013 se radicaron 13 proyectos aislados, en el 2014 tuvieron que ajustar ocho radicados, en el 2015 nuevamente cuatro radicados, en el 2016 durante la primera reunión que tuvimos con el ministro, el doctor Henao nos indicó que el proyecto podía seguir siempre y cuando se ejecutara la fase l y asumimos ese reto. En enero del 2016 hicimos la subasta pública para $15.500 millones para cumplirle la palabra al ministro.
Sobre los recursos
José Alberto Girón: Nosotros esperábamos que el Gobierno Nacional nos cumpliera con los $50 mil millones pero gracias al trabajo de todos los empleados del IBAL, Davivienda nos pudo prestar $30 mil millones, hicimos la subasta pública en junio del año 2016 (...) hicimos todo para que el proyecto volviera a vivir, llevamos dos años de esta administración luchando, haciendo trámites, yendo a golpear a los ministerios, aquí no estamos improvisando.
Hemos hecho todo lo que ha estado a nuestro alcance, en esta administración hemos radicado más de siete veces el proyecto ante el Ministerio, ajustando lo que nos piden que ajustemos, coordinando con los diferentes estamentos para que sea una realidad. En el 2017 iniciamos las obras y de manera ordenada sigue la fase ll en su primera etapa, eso es lo que hemos tratado de hacer muy correctamente desde la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, esa es la historia, todo está soportado, tenemos todos los documentos oficiales.
Sobre los señalamientos de corrupción
José Alberto Girón: El día lunes se hizo una visita especial de la Procuraduría General de la Nación con funcionarios de la Alcaldía, de Findeter y del IBAL para que nos hicieran una revisión del proyecto de fase l (...) conforme expresó uno de los auditores, no encontraron ningún inconveniente entre el proceso contractual y lo que estamos construyendo (...) de la mano de la Procuraduría también estamos solicitando que nos acompañen, aquí no hay nada turbio, nada oscuro ni torcido, aquí hay una licitación pública que requiere la ciudad.