Alexa
Ibagué - Colombia, 21 de Enero de 2017

Comentar Comentar

Héroes de mi región | 30 Dic 2016 - 4:12 pm | Por: Equipo Ecos del Combeima

De la máquina de la guerra a las máquinas de coser por la paz

De
El testimonio de José Jefferson Cruz es parecido al de millones de colombianos quienes por diferentes circunstancias, un día decidieron o fueron empujados hacia una guerra que no era de ellos y solo ha dejado muerte y desolación.

Afirma que desde muy pequeño tuvo que dedicarse a trabajar y fue rechazado por un padre que lo humillaba y maltrataba en una vereda de Colombia, departamento del Huila y tras pocos años de estudio y muchas vueltas llegó a la subversión.

“Cuando mi papá me echó de la casa y luego de soportar muchas humillaciones, decidí aceptar la invitación que me venían haciendo estas personas, me enrolé al no ver en el horizonte una salida o una mano que me acogiera en la sociedad, viví esta experiencia y aprendí muchas cosas malas que ya olvidé pero también aprendí lo bueno que esto me podía  dejar, estuve en la guerrilla durante tres años, fui miliciano bolivariano, estuve ‘encuadrillado’ haciendo inteligencia en la misma región de donde era y es algo muy difícil tener que hacer inteligencia y en actuar contra la misma gente de uno, ahí comenzó mi choque con esta ideología, les dije que no quería seguir y fue cuando me informaron que eso era muy grave y que podía abandonarlos”, afirma Jefferson.

Dijo que desde entonces le prohibieron movilizarse por la región, visitar a su familia y que debía trasladarse por en medio del ejército hasta con doce y trece mulas cargadas con víveres a la media noche y la madrugada para llevárselos a sus compañeros pero que su familia ante tanto sufrimiento le aconsejaba que se fuera y tras salir huyendo de la guerrilla, fue enrolado en las filas del mismo ejército al que le había huido, estando a pocos días de jurar bandera se dieron cuenta de que había sido miliciano y lo separaron de las filas y fue donde se inició su proceso como desmovilizado.

“Tuve una novia en Ortega Tolima y me enamoré, me vine para Ibagué volvía  a la vida civil y llegué a Paz Wear, acá la vida es diferente, convivo con muchas personas que me han apoyado, me han enseñado y me he dado cuenta que la vida es buena vivirla en paz y en convivencia con nuestros semejantes, es diferente y acá no vivo pendiente de que me van a matar y me estoy labrando un futuro y compartiendo mi experiencia de vida, que hoy es mejor”, agrega.

Dice que hay que apreciar la vida, aprovechar las buenas oportunidades y hay que luchar por la paz de Colombia, para tener un mejor país con oportunidades para todos.

0
Su voto: Ninguno

Ecos del Combeima no se hace responsable por las opiniones expresadas en este foro

Lo último