Alexa
Ibagué - Colombia, 23 de Mayo de 2017

Comentar Comentar

Héroes de mi región | 12 Mar 2017 - 11:35 am | Por: Equipo Ecos del Combeima

Carlos Acevedo, uno de los 18 Ibaguereños, que le aporta al medio ambiente y se beneficia del BancO2

Carlos
Resaltamos la labor de los campesinos que han dejado a un lado parte de sus fincas de la producción agropecuaria para proteger la naturaleza y convertirse en los guardianes del ecosistema.

El esquema BanCO2 trabaja por la protección del medio ambiente, a través de la compensación económica a familias vinculadas, por medio del pago por servicios ambientales. 

Estas familias protegen los ecosistemas estratégicos en vez de explotarlos como una fuente de ingresos naturales. 

Con BanCO2 se apoya la vida de varias familias colombianas para que mejoren su calidad de vida y creando opciones que fortalezcan su economía.

En el caso de Ibagué, existen en la actualidad 18 familias que hacen parte de este programa y que en conjunto con la Corporación Autónoma Cortolima, se han convertido en socios estratégicos para cuidar el medio ambiente.

Contamos la historia Carlos Acevedo, un hombre de 38 años, que junto a su familia se comprometieron con esta estrategia a colocar al servicio del medio ambiente una hectárea de su finca ubicada en la vereda el resbalón del Cañón del Combeima.

“Estamos comprometidos con esta estrategia para preservar las fuentes hídricas, sembramos árboles y todos las plantas productoras de agua. Cuidamos el medio ambiente y aportamos a la naturaleza”.  

El objetivo del señor Acevedo es aportar al medio ambiente parte de su finca, pero además manteniendo en estos 10 mil metros cuadrados las plantas y árboles que hacen parte del ecosistema y evitando sembrar cerca a la quebrada que pasa por el predio. 

De esta manera se permite el cultivo de Café, frijol entre otros productos de pan coger que permiten la manutención de su familia como también abastecer de productos frescos y sanos a las plazas de mercado de Ibagué.

La estrategia BancO2 les paga $210 mil pesos por hectárea protegida, pero la conciencia que ha generado como dice cierta campaña no tiene precio, a través de este mecanismo se les ha enseñado a los campesinos afiliados a que sin agua no son nada.

“Sembramos Café, plátano y productos que surten la plazas de mercado de Ibagué. Lo que hacemos es con un compromiso de ayudar a conservar el planeta”.

Los arboles sembrados por Carlos Acevedo, campesino residente en la vereda el resbalón, no solo han servido para aumentar la producción de agua, también para que especies nativas puedan vivir en paz debido a otro compromiso y es respetarlos y no cazarlos. 

“Sin el agua no somos nada, en un verano nos vamos a perjudicar sino preservamos las fuentes hídricas. Teniendo árboles en la finca es una hermosura”. 

La finca para estas personas es el verdadero paraíso, la tranquilidad es la vida y ahora el cuidar el medio ambiente no solo es un negocio por el pago recibido del BancO2, sino que se ha convertido en su razón de ser.

Ahora la conciencia ambiental se ha multiplicado, incluso muchas familias que aún no se han integrado a esta estrategia quieren vincularse porque ven en este proyecto la manera más fácil de cuidar la naturaleza y contribuir con el futuro del planeta.

“Hoy ya hay muchos campesino interesados porque es un bien para todos, antes sacaban las personas para cuidar el medio ambiente ahora trabajamos y hacemos lo que nos gusta”: 

Pero solo los campesinos no pueden, por eso desde el Cañón del Combeima don Carlos Acebedo le pide a los residentes en la ciudad que no se olviden del campo porque sin campo no hay comida para la ciudad, a la vez le solicita a la Alcaldía que no los deje en el abandono y les apoye para mejorar las vías para sacar los productos fruto de su trabajo. “Queremos que nos ayuden, sino estamos acá quien produce la comida, esperamos que el alcalde nos de la mano para poder seguir creciendo”.

0
Su voto: Ninguno

Ecos del Combeima no se hace responsable por las opiniones expresadas en este foro

Lo último