Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 24.Mayo.2019
Terraverde
Universidad Gran Colombia
  |   26.Febrero.2019   |   Por:  
Ecos del Combeima

Continúa la recuperación del crédito de consumo en Colombia

Ibagué aerea - HD
Crédito: 
Alcaldía de Ibagué
En materia de nuevos créditos por ejemplo, el informe del cuarto trimestre de 2018 muestra que el mayor crecimiento anual lo tuvo el segmento de vehículos con un aumento del 13,0%.

 

La industria del crédito de consumo continúa su senda de recuperación. De acuerdo con el más reciente informe de tendencias del crédito en Colombia que elabora TransUnion (Industry Insigths Report –IIR-), los nuevos créditos aumentaron anualmente en todas las líneas de negocio, con excepción de microcrédito, la deuda promedio por consumidor también creció y mejoraron los índices de calidad de la cartera vencida.

En materia de nuevos créditos por ejemplo, el informe del cuarto trimestre de 2018 muestra que el mayor crecimiento anual lo tuvo el segmento de vehículos con un aumento del 13,0%. Con respecto a la deuda promedio por consumidor, el mayor crecimiento anual se observó para la modalidad del préstamo por nómina (10,2%).

“Para muchos productos de crédito, este fue el segundo trimestre consecutivo de aumentos, luego de varios trimestres de crecimiento negativo, lo que indica que los otorgantes de crédito han comenzado a expandir su oferta de colocación,” dijo Virginia Olivella, Gerente Senior de Investigaciones Económicas de TransUnion Colombia.

“Por ejemplo, las nuevas tarjetas de crédito que salen al mercado, tanto las de franquicia como las de marca privada, al igual que los nuevos créditos de vivienda, registraron incrementos anuales en el tercer trimestre de 2018, luego de haber caído, también año contra año, durante el mismo período del año anterior. Esto apunta a una mejora y una recuperación potencialmente sostenida en el ecosistema de crédito de consumo.”

El informe destaca además, que el crecimiento fue diferencial tomando en cuenta la modalidad del crédito y el perfil de riesgo de las personas. Por ejemplo, aunque nuevos créditos hipotecarios aumentaron 4,8% año contra año en el tercer trimestre de 2018, esta recuperación no se observó para todos los niveles de riesgo del consumidor. Los nuevos créditos a consumidores subprime, el grupo de mayor riesgo según lo mide el score de crédito de TransUnion (Clear Score)1, cayeron en un 67,1% año contra año.

Por el contrario, las tarjetas de crédito con franquicia que se originaron en los segmentos de alto riesgo (subprime y near prime), registraron incrementos anuales del 1,2% y 24,4%, respectivamente, en comparación con las caídas año contra año del 0,4% y el 5,5% observadas para los consumidores de menor riesgo (prime plus y super prime).

“La recuperación del mercado de crédito de consumo en Colombia continúa, pero no de manera uniforme,” continuó Olivella al manifestar que “los aumentos en todas las líneas de negocio disimulan estrategias de crecimiento mucho más focalizadas por parte de las entidades de crédito para ciertos productos, mientras trabajan para gestionar el riesgo de su cartera. Los clientes menos riesgosos, en los segmentos de riesgo prime y mejores, son los más atractivos para las entidades de crédito para créditos de montos altos, como son los créditos de vivienda, mientras que los consumidores más riesgosos con puntajes de riesgo más bajos son crecientemente excluidos de esta categoría de créditos.”

Olivella resalta que “un aspecto importante también a considerar es que las entidades están originando nuevos créditos de montos más pequeños, como tarjetas de crédito y créditos personales, a consumidores más riesgosos. Esta debería ser una buena noticia para los consumidores que pueden haber tenido dificultades para acceder al crédito en el último año o dos, y podría proporcionar beneficios a la economía en la medida en que estos consumidores adquieren más flexibilidad financiera para gastar y ahorrar.

Las tasas de morosidad muestran signos positivos

Las tasas de morosidad grave a nivel consumidor cayeron año contra año en el cuarto trimestre de 2018 para hipotecas, créditos de libre inversión, tarjetas de crédito de marca privada y libranzas, mientras que los microcréditos se mantuvieron esencialmente sin cambios2. Aunque se incrementaron para vehículo y tarjetas de crédito con franquicia, estos incrementos fueron significativamente menores que los observados entre los cuartos trimestres de 2016 y 2017. La desaceleración en los incrementos anuales para estos productos de crédito podría ser una señal de que las entidades de crédito están obteniendo un mejor control de estas carteras y que las tasas de morosidad de estos productos podrían comenzar a disminuir en los próximos trimestres.

Los créditos de vivienda registraron la mayor caída anual en las tasas de morosidad grave por consumidor. El cuarto trimestre de 2018 fue el tercer trimestre consecutivo de disminución año contra año en la morosidad a nivel de consumidor para las hipotecas y refleja las estrategias de las entidades de crédito de enfocarse cada vez más en los consumidores de menor riesgo para las originaciones de nuevos créditos, mientras que disminuyen su exposición a consumidores non-prime, de mayor riesgo.

“En general, continuamos observando mejoras en las condiciones de crédito para los consumidores colombianos. Aunque estas tendencias recientes son positivas, una recuperación sostenida depende de varios factores importantes. La confianza del consumidor continúa fluctuando; aunque mejoró a principios de año, retrocedió ligeramente hacia fines de 2018. Esto es significativo y debe continuar siendo monitoreado, ya que la confianza del consumidor es un motor importante del gasto y la actividad de crédito. Otros factores macroeconómicos, como el crecimiento del PIB, los niveles de desempleo y las tasas de interés, también tienen el potencial de influir en la recuperación del mercado de crédito de consumo”, dijo Olivella. “Las señales actuales de recuperación son aún recientes y frágiles, y podrían verse afectadas por cualquier desarrollo económico negativo, pero las tendencias que hemos observado en el crecimiento del crédito y la mejora de la morosidad son sin duda una buena noticia.