Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 22.Junio.2018
Prabyc
Reinado Empresarial
  |   05.Marzo.2018   |   Por:  
Ecos del Combeima

¿Cómo afecta a Ibagué la salida de operación de los aviones ATR de Avianca?

Aviones ATR Avianca
Crédito: 
Tomada de Internet
Las ciudades como Ibagué, Manizales, Tumaco, Villavicencio y Florencia son los destinos que poseen más restricciones para una eventual operación en la flota Airbus (A318/A319) bien sea por distancia, baja demanda o limitaciones en su infraestructura.

En junio Avianca podría dejar de operar la ruta Ibagué – Bogotá ante la inminente salida de operación de los aviones ATR. Con las nuevas aeronaves esta aerolínea no podría aterrizar en la capital del Tolima, debido a que existen limitaciones de infraestructura para permitir llegar con la flota que entrará a operar desde el 31 de mayo. 
Esta es la historia según el portal www.ventanaaeronautica.co
Tras un tiempo prudencial al enterarnos de dicho rumor, en Ventana Aeronáutica confirmamos que, efectivamente la operación en ATR de Avianca en Colombia se suspenderá por completo a partir del 31 de mayo de este año dejando así huérfanos a varios destinos. En este momento las unidades con matrículas HK5109 y HK5039 se encuentran desvinculadas y almacenadas en el MRO de Avianca en Rionegro para ser preparadas para su traslado a la Argentina pasando así a manos de la filial muy pronto. Hasta donde VA ha logrado averiguar, los ATR restantes que serán desvinculados entrarán al servicio de Avianca Centroamérica, Avianca Argentina y no descartamos que al menos dos de ellos sean transferidos a Aeromar.
Esta flota actualmente es usada en las ciudades de Manizales, Neiva, Ibagué, Armenia, Tumaco, Popayán, Medellín, Villavicencio, Yopal, Pasto, Florencia y Barrancabermeja, que poseen al menos una de las siguientes características: limitaciones en su infraestructura aeroportuaria, mediana demanda, corta distancia a la ciudad servida (Bogotá o Cali) o simplemente una combinación de estas. Operando a 14 de las 26 ciudades servidas en la país.
Las cinco ciudades más afectadas serian Manizales, Ibagué, Tumaco, Villavicencio y Florencia. Todas ellas el 100% de su operación fue en esta flota durante el 2017, con excepción de Florencia que fue de 97%. Las demás con más del 50% son Yopal (81%), Popayán (76%), Neiva (73%), en estas tres también ha habido una operación jet significativa que podrá sustituir la salida de la flota turboprop.
Precisamente, los cinco destinos mencionados (Manizales, Ibagué, Tumaco, Villavicencio y Florencia) son los que poseen más restricciones para una eventual operación en la flota Airbus (A318/A319) bien sea por distancia, baja demanda o limitaciones en su infraestructura. Siendo precisamente el común denominador de todas ellas las importantes (algunas severas) limitaciones de infraestructura. Los aeropuertos de Manizales e Ibagué solo permiten la operación de aviones turboprop y con capacidad STOL; los aeropuertos de Tumaco, Florencia y Villavicencio pueden recibir Embraer 190 pero prevalecen ciertas restricciones técnicas.
En la ciudad de Manizales, EasyFly aprovechará por completo el hueco que dejará la aerolínea roja. Florencia y Tumaco, presumimos, Satena aumentará su servicios cubriendo el vacío generado por Avianca. En Ibagué al igual que Villavicencio es posible que EasyFly retome la ruta a Bogotá, ahora que no tendrá competencia.
¿La historia nos da la razón?
Ante la inminente salida de Avianca de Ibagué, se ratificaría lo dicho en el mes de agosto del año 2017, por parte del coronel de la Fuerza Área, Javier Jiménez, quien aseguró que el aeropuerto debe reubicarse en una zona en donde el eje de proyección de la pista esté marcado entre Rovira y Alvarado.
Además Jiménez dijo que "En Ibagué la planeación del aeropuerto no fue con una visión de largo alcance". Haciendo clara alusión que en la ciudad no pueden aterrizar aviones similares a los que utilizará Avianca desde el mes de junio.
Lo paradójico es que en su momento Alfredo Bocanegra, ex director de la Aeronáutica Civil, aseguró que el coronel Jiménez hablaba basura y locuras. 
Ahora el tiempo le estaría dando la razón al coronel Jiménez, esto debido a que por la desafortunada ubicación del Aeropuerto Perales no podrían aterrizar los nuevos aviones de Avianca.
La gran pregunta es, ¿se invirtieron $64 mil millones y pese a esto perderíamos los ibaguereños los vuelos de Avianca por los problemas que tendrían para aterrizar los nuevos aviones?