Alexa
Ibagué - Colombia, 25 de Febrero de 2017
Dia del Orgullo Tolimense

Comentar Comentar

Día del orgullo Tolimense | 24 Abr 2016 - 2:17 pm | Por: Equipo Ecos del Combeima

"Tener inteligencia y voluntad de poder aportar en la solución debe ser el mejor homenaje que podemos rendirle a quienes nos precedieron": Danilo Rojas

"Tener
Con un sencillo pero emotivo discurso de viajes a la memoria colectiva y la iniciativa a la búsqueda de la paz, el presidente del Consejo de Estado, el doctor Danilo Rojas, agradeció la iniciativa de Ecos del Combeima de resaltar lo mejor de esta tierra firme y convocó a un trabajo en conjunto para la búsqueda de las soluciones colectivas, el siguiente es el discurso histórico en Ibagué.

Discurso:

Como no tengo la inteligencia y la brillantez del don maravilloso de la oratoria y la actitud de un inicio, les voy a rogar que me escuchen para un par de palabras que escribí para ustedes; muchas gracias a Ecos del Combeima y a toda la familia Sánchez, a Juan Pablo no solamente por invitarnos a Jaime Orlando, a Luis Ernesto Vargas y a mí hoy, sino también por la maravillosa idea de resaltar un día de los 365 días del año, este día, el Día del Orgullo Tolimense. 

Gracias al señor alcalde por acompañarnos, gracias querido Alfonso por acompañarnos en este día, gracias señores congresistas, senadora y representante, miembros de la fuerza pública, magistrados, jueces, amigos 'micunos' que me acompañan, un agradecimiento a mi familia por acompañarme en esta sesión, un abrazo especial para mi amada Lolita.

En búsqueda de la identidad perdida se dice que la lectura de la monumental obra de Marcel Proust, en búsqueda del tiempo perdido,  es una labor poco menos que imposible, y su entendimiento y admiración a una más retadora,  sin duda lo es; sin embargo con paciencia, persistencia algo de disciplina y mucha tozudez se logra al menos tener la disfruta la magia de su contenido. Valga esta vocación literaria para responder alguna pregunta relevante relacionada con la identidad tolimense, aparte que es aquí en las discusiones constitucionales y antropológicas y acerca de los criterios sospechosos de discriminación como la raza y el origen,  el propósito es señalar brevemente desde el ejemplo. Lo que ha sido de la vida y obra de los que han sido los más sobresalientes hijos de esta tierra; como se sabe aquí y aquí Alfonso lo recordó el Tolima ha sido tierra de importantes políticos, juristas, escritores y poetas. Son reconocidos los aportes hechos por Murillo Toro, López Pumarejo, Darío Reyes Echandía, Mutis y  Ospina. El legado intelectual y material dejado por estos tolimenses invita a pensar sin método alguno y a lo mejor con el deseo de crear un mito, que en ello se puede ver un sello identitario, el de servirle a causas nobles y a veces imposibles, quiero creer que eso es parte de nuestra identidad como tolimenses, al igual crecer en la adversidad y sin amargura.

Estas virtudes que comparten quizás muchos colombianos deben tener un escenario para verlas florecer, y pareciera que tal escenario no hubiese sido suficientemente descrito por analistas. A pesar de la guerra fratricida en la que hemos crecido, para algunos no pareciera ser un escenario que merezca atención y solución duradera  y quienes si no lo reconocen se encuentran atrapados en un túnel sin salida,  como tolimense que ha padecido de cerca la guerra siento preocupación por la calma chicha que en este momento de vive Colombia, como si no supiéramos hacer más que hacer pausa para prepararnos para la siguiente batalla,  como si nuestros problemas sociales estuviesen resueltos por el solo cese del tiroteo, todos sabemos que si a la pausa guerreras no se suman prontas iniciativas que acaben de tajo la desigualdad y la impotencia que desde hace tiempo campea los esfuerzos hechos hasta ahora darán al traste y muy difícilmente se podrá volver al avance ya logrado. 

Si ello se suma el marasmo institucional en el que andamos, el retrato no puede ser más preocupante, propuestas cortoplacistas, ideas estancadas, ejecutorias sin impactos relevantes y una evidente angustia por falta de la imaginación,  nos puede llevar a la desesperanza y a la retoma de rutas no deseadas. Se necesita una fuente estartazo que nos saque del adormilamiento. Desde Maquiavelo, el buen Maquiavelo, el buen consejero; sabemos que no es solución el paso del tiempo para que se encargue de todo. Y aquí es donde tenemos responsabilidad los tolimenses, que estamos haciendo y que tanto estamos aportando a la solución, los hombres que he enunciado hicieron lo suyo y el sitial que ocupan en nuestra historia no ha sido gratuito,  se trata de tolimenses que no solo leyeron bien su entorno si no que tuvieron la imaginación para proponer con iniciativas en la solución, tener inteligencia y voluntad de poder aportar en la solución debe ser el mejor homenaje que podemos rendirle a quienes nos precedieron. Convencido de la necesidad de avanzar para hacer realidad el derecho a la paz, condición necesaria para así no se hace suficiente que facilita otros derechos y formas de cooperación social he propuesto que aquí en este hermoso terruño que el Tolima se ha escogido como laboratorio en el que la paz tome cuerpo.

Son muchas pero vamos a recordar como principal credencial el hecho de padecimiento de violencia en nuestro departamento desde los años 50, pero si por hipótesis así fuese vale la pregunta siguiente, ¿está listo el Tolima para semejante reto?, la sola duda debe servirnos de acicate para prepararnos y aquí acudo nuevamente al mito de la identidad para que alrededor de él juntemos fuerzas sin perjuicios, convoco a que con grandeza y responsabilidad ampliemos la mira y trabajemos juntos con la meta de materializar aquí y ahora el derecho a la paz; en la coyuntura histórica en la que nos encontramos no seremos evaluados por nuestra ejecutoria individual, sino por el impacto que conjuntamente logremos para todos los tolimenses y por esa ruta seguir de ejemplo para todos nuestro país. La Paz es el mejor aglutinador que podemos tener todos para que en un ejercicio que va entre el desprendimiento individual y la responsabilidad institucional, fijemos una meta en el laboratorio de paz en el Tolima y trabajemos en ella, muchas gracias. 

 

0
Su voto: Ninguno

Ecos del Combeima no se hace responsable por las opiniones expresadas en este foro

Lo último