Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 03.Julio.2020
Inacar
  |   24.Junio.2020   |   Por:  
Ricardo Ferro

No más robos en el PAE: el mejor regalo del día del padre (y la madre)

Ricardo Ferro 
Crédito: 
Ecos del Combeim
Esto es muy doloroso, si recordamos que muchos niños no pueden estudiar porque no tienen para comer, y por eso salen de sus casas es a trabajar en búsqueda de alimento. Por: Ricardo Ferro.

¡Que buen año para los niños en Colombia! Dentro de poco la cadena perpetua para violadores y asesinos de niños será sancionada por el presidente de la República, y por ende, se incorporará al ordenamiento jurídico colombiano. De la misma manera, y siendo el tema central de esta columna, en los próximos días el primer mandatario sancionará una ley de iniciativa del Centro Democrático, que le otorga a los padres de familia la facultad de vigilar los recursos del programa de alimentación escolar (PAE).

Y es que el PAE, siendo una iniciativa muy buena, solo nos ha dado dolores de cabeza en los últimos años. Este programa, creado para combatir la deserción escolar y mejorar los índices nutricionales de niños y niñas estudiantes de colegios oficiales, dándoles macronutrientes y micronutrientes esenciales para sus requerimientos de energía durante su jornada escolar, evitando la desnutrición infantil, ha sido un foco absurdo de corrupción.

Esto es muy doloroso, si recordamos que muchos niños no pueden estudiar porque no tienen para comer, y por eso salen de sus casas es a trabajar en búsqueda de alimento. El PAE, para evitar esto, les da al menos una ración diaria de comida, sea merienda por la mañana o por la tarde, e inclusive, almuerzo en algunos casos.

Digo que es doloroso, porque este programa, que es financiado con recursos que son del orden nacional y se asignan a las entidades territoriales por intermedio del Sistema General de Participaciones para que estas los gestionen; y, que es tan importante para el desarrollo de vida de nuestros niños colombianos, se volvió un foco de corrupción tremendo. Y lo peor, no solo son hechos aislados, sino que existen carteles de la alimentación escolar que se organizan para delinquir en varios departamentos del país.

Desde pésima calidad de alimentos, raciones ínfimas, alimentos en mal estado, sobrecostos absurdos, contratos que no ejecutaron todo lo pactado y entregaron menos raciones, contratación de menos personal e inflación en los salarios, entre otras cosas; se ven en casi todos los departamentos de Colombia. Todo esto ha estado en el ojo de la Procuraduría, la Contraloría, Auditoría e incluso la Fiscalía, por los abusos y delitos que se han cometido con estos recursos, hacia la población que más debemos proteger, los niños y niñas.

Estas irregularidades, que venimos denunciando desde hace algunos años, no son la excepción en nuestro departamento. En Ibagué también se presentaron en 2015 y 2016 casos de irregularidades en entregas, porciones menores a las pactadas porque llegaron menos alimentos o algunos en mal estado, además de supuestos “cupos limitados” (lo cual es un engaño), y malos manejos en la comida y por parte del personal que lo suministra... entre muchas otras cosas.

¿Y por qué sucede esto? Hasta 2018, según la Contraloría General, se habían “perdido” (más bien robado), 85.000 millones de pesos en irregularidades en el PAE, y si bien hay sanciones por esto; hasta el año 2020, no existía solución para controlar a funcionarios públicos, contratistas, y rectores de instituciones públicas (que son también cómplices pues si no se está cumpliendo lo estipulado estos no firman las planillas de recepción y los contratistas no pueden cobrar).

Por lo anterior, y en aras de olvidarnos de los escándalos de tamales a 35.000 y pechugas a 40.000, existen dos medidas muy importantes a tomarse a partir de este 2020. Una, promovida por la Procuraduría General de la Nación y el BID, con apoyo del Gobierno Nacional desde el Ministerio de Educación que es la entidad que coordina el PAE; y otra, un proyecto que está a punto de convertirse en ley.

El primero, llamado “Proyecto Transparencia”, formulado entre el BID y la PGN, es un proyecto que implementa la nueva revolucionaria tecnología blockchain en los procesos y sistemas de contratación pública, con el fin de que se puedan vigilar en tiempo real eficazmente los procesos y recursos adjudicados por ciudadanos, periodistas y cualquier interesado.

Es un proyecto muy innovador porque no solo permitirá esto, sino también evitar que los contratistas y operadores falsifiquen información e incluso evitar que la hackeen. Asimismo, facilitando la transparencia con un software mucho más sencillo que los que se usan actualmente para adjudicar procesos.

Esta tecnología será la que cambie el mundo. Estaremos esperando que se ejecute con prontitud el piloto del proyecto para poder aunar esfuerzos y evitar que se sigan robando los recursos de la infancia.
La segunda medida, fue liderada por el expresidente y hoy Senador Alvaro Úribe, que en conjunto conmigo, y algunos de mis compañeros de bancada del Centro Democrático, presentamos un proyecto de ley para que, de manera comunitaria, y en cabeza de asociaciones de padres de familia, se vigilen y fiscalicen las irregularidades en el PAE. Este proyecto ya fue aprobado en todos sus debates y se encuentra pendiente de sanción presidencial.

Pero, para poder cumplir efectivamente esto, es importante hacer un llamado a todos los padres de familia, tanto del Tolima como de todos los departamentos de Colombia, para que ejerzan la veeduría correspondiente, y exijan la transparencia y el cumplimiento de lo pactado. Esto, con el fin de que nuestros niños y niñas puedan estudiar con todas las garantías, y no sufran de desnutrición porque sus padres viven en situación de vulnerabilidad.

Esperamos que estas asociaciones tengan todas las garantías para ejercer la vigilancia que nos permita olvidarnos de tantos escándalos sobre los recursos de la alimentación de la infancia colombiana más vulnerable. Estaremos muy pendientes de que esto sea una realidad.

Nos queda una tarea pendiente, acabar con los carteles de la alimentación escolar. Lamentablemente nuestro proyecto de ley al respecto no alcanzo a superar los dos debates que le faltaban en el Senado, por falta de tiempo. Sin embargo, como lo he expresado varias veces, el 20 de julio arrancaremos de nuevo el trámite. Que no vayan a pensar los ‘reyes’ de la cartelización que se van a salir con la suya.

Saque de banda: importante saber cómo ha operado en PAE en la virtualidad. Porque esta ración de comida se convierte para muchos niños, en la única comida del día. Importante también revisar que se va a hacer con los recursos del transporte escolar que no fueron utilizados en la pandemia. Las clases virtuales que no se pudieron dar por falta de alumnos virtuales... en fin, importante que no nos vayan a salir con que toda esa plática se perdió, o se fue para otras cosas. Seguiremos vigilando los recursos públicos, y con especial seguimiento, aquellos destinados para los niños de Colombia.