Alexa
Gana Gana
Colpatria

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 06.Abril.2020
  |   03.Septiembre.2019   |   Por:  
Carolina Toro

El Tolima arde y no precisamente por los incendios

Ibagué aerea - HD
Crédito: 
Alcaldía de Ibagué
Opinión: Aquí aún se puede hacer siesta al medio día, el día alcanza para poder hacer muchas cosas, aunque no se construya una vía nueva hace más de 20 años y ya tengamos que tener pico y placa.

Somos muchos los que le apostamos y creemos en el Tolima. Estamos ubicados en una posición privilegiada que nos permite conectar el país, tenemos una diversidad de climas y pisos que provee una riqueza natural propicia para el desarrollo de cultivos de diversa índole, biodiversidad, aire limpio, el costo de vida aún permite, pese a los desafortunados indicadores económicos, tener una calidad de vida aceptable. Aquí aún se puede hacer siesta al medio día, el día alcanza para poder hacer muchas cosas, aunque no se construya una vía nueva hace más de 20 años y ya tengamos que tener pico y placa;  se puede acceder a la comida a precios económicos y la vida en general se podría catalogar como buena. Si esto es así, qué no hacemos o qué hacemos mal para  no ser protagonistas de desarrollo, competitividad y economía en nuestro País? Suena irónico que aunque se afirme tener una buena calidad de vida, tengamos una cifra de desempleo del 16,6%, estemos ubicados en el puesto número 15 entre 26 departamentos en  el índice de competitividad departamental,  anualmente cierren aproximadamente 3.000 empresas, ocupemos el puesto 26 de 32 en el indicador de Doing Bussines*, el cual es generado por el Banco Mundial y expresa la facilidad para hacer negocios,  y se sienta en el ambiente un pesimismo frente a la situación del mercado. Es usual escuchar que “Tolima es un mercado duro”.  

Qué podemos esperar los ciudadanos de a pie si no hay una articulación entre el Gobierno Departamental, el Regional y los Gremios? Aparte de la actividad textil que goza de crecimiento y reconocimiento nacional, estando aún lejos de los líderes en el segmento, cuántos programas se han llevado a cabo con éxito movilizando algún indicador de competitividad que genere desarrollo para la región? Infortunadamente, tenemos respuestas tales como que “ el desempleo es a causa de la masiva llegada de Venezolanos”, que el proceso de paz trajo como consecuencia mucho desmovilizado desempleado, que la izquierda no permite el desarrollo de la empresa privada, que los gremios están politizados, entre otras presuntas causas.  En mi criterio, el asunto debe abordarse desde otra perspectiva y es desde los valores. Valores como la Colaboración, la Solidaridad, la Honestidad, la Responsabilidad y Respeto.  Cuando dejamos de juzgar y justificar en otros nuestra realidad y empezamos a ver las situaciones con criterios de equidad y confianza, podremos iniciar las acciones tendientes a mejorar como región. El Tolima no es de unos pocos, es de todos los que lo habitamos y si llegara a haber sinergia entre todos los actores económicos, lograríamos resultados extraordinarios y todos los programas fallidos que diversas entidades o autoridades han iniciado, tendrían resultados extraordinarios.

 El sector de la construcción, siendo uno de los motores de la economía nacional, en nuestro departamento no es un referente, por el contrario presenta una sobreoferta, es decir, el número de unidades habitacionales para la venta supera la demanda de las mismas; el 24% de las unidades de vivienda en etapa de lanzamiento, inician su construcción, mientras que a nivel nacional es el 84%. Esto quiere decir que no llegan pronto a punto de equilibrio y esto imposibilita el inicio de su construcción, o dicho en otras palabras, no hay quien compre y por lo tanto no se puede iniciar a construir.  El Gobierno ha entendido que debe impulsar el mercado de la Construcción y en el marco del  Congreso Colombiano de la Construcción de Camacol, el viernes pasado lanzó el subsidio “concurrente” para adquirir vivienda,  en donde se suma el subsidio que aporta el gobierno a través de  Mi Casa Ya y el subsidio de las Cajas de Compensación Familiar. Junto a lo anterior, los bancos participan a través de  beneficios financieros para acceder a los créditos de vivienda. Este es el vivo ejemplo de articulación interinstitucional, en donde todos aportan y promueven un sector, Gobierno, Cajas de Compensación Familiar, Gremios y Banca,; con esta medida seguro habrá un incremento en la actividad edificadora de nuestra región que aportará positivamente a la disminución del desempleo y al incremento del consumo.

No podemos seguir pensando y trabajando en silos y conviene que en estas épocas electorales se cambien los discursos sectarios por conversaciones que inviten a construir. Lo anterior suena muy bonito y  fácil y, podría interpretarse como utópico, pero bien vale la pena pensar que sí se puede y ejecutar acciones concretas que integren a los diferentes sectores. Para esto se requieren líderes capaces de integrar y  desarrollar otros sectores de la economía como el Logístico, el Agropecuario y el Turístico. Es absurdo que los comerciantes tengamos que pagar fletes tan altos porque la mayoría de los productos viajan hacia Bogotá y desde allí despachan hacia el resto del país; por qué no pensar una región referente en el sector Agropecuario, que no solamente sea reconocida por el mercado arrocero o avícola,   al ser una despensa para el país agrupando a todos los productores de la región y fuéramos una central de abastos?. Por su parte el Turismo podría dinamizarse aprovechando  nuestros hermosos paisajes para fomentar el mercado del ecoturismo,  atrayendo  festivales, congresos, ferias y demás eventos culturales que generen ingresos para todos los que componen la cadena productiva de este sector. Nos urge tener escenarios que permitan eventos culturales masivos.

 Hay mucho por hacer en nuestra región y somos los responsables de participar en este proceso. Lo haremos si dejamos de comer entero, si dejamos de pensar en nosotros de forma individual y pasamos a pensar en colectivo, si salimos de nuestra zona de confort fascinados con la calidad de vida y empezamos a exigir a los líderes gremiales que logren integrar nuestros intereses con las políticas públicas de los gobiernos que llegan, a los gobernantes que cumplan con sus planes de gobierno y evitamos ser parte de la cadena de ataques de los unos contra los otros que desgasta y no produce nada.  No logré encontrar el estado actual de los programas enunciados en la visión Tolima 2025, de hecho el documento no existe en la web page de la Gobernación. Será que como vamos lograremos una participación del PIB Nacional del 3%? Hoy estamos en el 2,14%.

Cuántos ya conocen los programas de gobierno de los candidatos a Gobernación y Alcaldía? Empecemos por ahí, por leerlos e identificar qué propuestas están alineadas con el desarrollo económico de la región que necesariamente tendrán que ir de la mano con el apoyo a la empresa privada a través de beneficios tributarios por ejemplo. Beneficios que atraigan inversionistas y fomenten así empleo y desarrollo.  Que no se nos olvide que las empresas generan empleo, con su actividad se pagan los impuestos con los que se financian los programas sociales, y gracias a su existencia, las personas generan ingresos que permiten el consumo.  Hay que dinamizar nuestra economía y hay que empezar por lo básico. Entendamos nuestra región, integrémonos, respetémonos y trabajemos por aportar y no por dividir.

Por: Carolina Toro